Relatos de terror

 


Breve historia de los relatos de terror:


Los relatos de terror
(de miedo u horror) son una composición literaria breve, la mayor parte de las veces fantástica, que trata de generar angustia o inquietud y que además puede llevar, por parte del autor, otra finalidad más allá del propio hecho de provocar terror.

El origen de los relatos de terror se encuentra en el relato tradicional, es casi tan antiguo como la humanidad y encarna los miedos y las angustias propias de la cultura de cada época. Las historias de miedo las hallamos también en tradiciones mitológicas, como la greco-romana, e incluso en la Biblia.

Durante la Edad Media y Renacimiento también se cultivó este género, sin embargo, alcanzó su máximo auge en el siglo XVIII, en especial en la tradición literaria anglosajona por parte de un grupo de hombres un tanto siniestros, que se hicieron llamar “Los Poetas de la Tumba” y entre los que destacaba Thomas Parnell que influyeron, más tarde, en los autores del siglo XIX.

Existe una gran fecha para la literatura de terror: junio de 1816. Durante unos días, el poeta Percy Shelley, su esposa Mary, el doctor J. William Polidori y el excéntrico Lord Byron se dieron cita en una mansión en la que quedaron retenidos por una terrible tormenta. Decidieron entretenerse llevando a cabo una batalla de relatos de terror. Se engendraría en aquel momento la novela que cambiaría este género en adelante: Frankenstein.

Edgar Allan Poe y Washington Irving lo cultivaron con un talento y una maestría inigualable también en este siglo XIX. Es imprescindible destacar a Poe, considerado maestro del género de terror gótico, creando una escuela que ha perdurado hasta nuestros días.

Algo posteriores, Bram Stoker y H. P. Lovecraft, creador de espeluznantes relatos sobre terrores antiguos ocultos en el fondo de la tierra o el mar, dieron un toque maestro tal, que en torno a ellos se ha creado toda una legión de fans que aún se mantiene viva.

Cualquier lector actual podría escandalizarse ante las sobrecogedoras obras originales de los Grimm o de Andersen en sus cuentos dirigidos a niños. Pero recordemos que los pequeños de aquella época convivían con la muerte a diario: epidemias, guerras y hambre. En la actualidad, todas estas historias han pasado por el filtro Disney, con su considerable edulcoramiento.

A finales del siglo XIX, Ambroce Bierce daría comienzo al terror contemporáneo introduciendo el arquetipo del fantasma en un entorno moderno. H.G Wells, con su obra La Guerra de los Mundos, trajo desde el espacio exterior una nueva fuente de miedo. También por esta época, la secreta Golden Dawn, con autores como Lord Dunsany, Blackwood o el infame Alister Crowley crearon gran parte de las obras de miedo de aquellos finales del XIX.

En el siglo XX, tendríamos que esperar hasta los 70 para que la literatura de terror volviera a florecer. Blatty dio el pistoletazo de salida con El Exorcista y Stephen King seguiría sus pasos con su prolífica obra. En esa época, la mayor parte de esta literatura acabó en la gran pantalla.

Poco después, entre los 80 y los 90, serían los asesinos en serie los protagonistas de este tipo de literatura. Personajes como Hannibal Lecter se apoderarían del género. El Silencio de los Corderos y American Psycho marcarían, sin olvidar la interminable producción de Stephen King, el terror en este nuevo milenio.

No podríamos cerrar nuestro recorrido sin hablar del género en la actualidad. Internet y sus creepypastas: el nombre proviene de copy and paste y son mitos urbanos que se cuentan como reales y que involucran sucesos terroríficos e increíbles. Estas historias breves son copiadas y copiadas hasta que su contexto y autoría originales se pierden en las profundidades de la red.

Por último, una reflexión: si el miedo no parece, en principio, una emoción agradable, ¿por qué nos gusta tanto? Stephen King lo explica en Danza macabra: “Horror, terror, miedo, pánico; esas son las emociones que nos llevan a salirnos de la multitud y nos hacen sentir solos. […] Pero la paradoja es que el ritual que surge de estas emociones parece hacer retornar las cosas una vez más a una situación más estable y constructiva”.

 

Otros géneros literarios:

Arima Rodríguez
Últimas entradas de Arima Rodríguez (ver todo)
    ¡Comparte este contenido!
    Share on Facebook
    Facebook
    Tweet about this on Twitter
    Twitter
    Pin on Pinterest
    Pinterest

    Deja un comentario

    Sugerencias