Reseña: El guardián de las Flores

Título: El guardián de las Flores
Autor: Rober H.L. Cagiao
Género: Novela negra
Editorial: Círculo Rojo

 

 

 

 

 

 


Qué tal si viajamos a Galicia, tierra mágica. Situémonos en el interior de uno de sus bosques más hermosos, Fragas de Eume. ¿Preparados para la acción?

 Pues hasta allí es donde nos traslada Rober H.L. con esta novela, El Guardián de las Flores, por la que recibe el Premio Círculo Rojo a la mejor novela de misterio 2020, para que asistamos de forma presencial, con la lectura de este libro, a una ingeniosa historia; un thriller, mezcla de novela negra y aventura, mediante una narración llena de suspense, entramada con los cruces de hebras de la literatura universal con leyendas autóctonas, en un emplazamiento “sagrado” (con moles de granito sustentadas en piedras que semejan cuevas, en un bosque sombrío y húmedo) donde los árboles, las plantas y las flores hablan.

 

 

Y ahora, el autor quiere que nos enfoquemos en la investigación de un crimen (que derivará en otros posibles y reales asesinatos), donde la solución, en principio, no tiene por qué ser lógica. Y para ello nos presenta a su equipo de profesionales, que bajo la dirección de dos punteros arquetípicos de esta rama de la literatura, al mejor estilo de la novela policiaca, Paola (Inspectora Paola Gómez) y Costoya (Inspector Costoya), el hervor de la sangre joven y la voz de la experiencia, resolverán los increíbles enigmas, que solo la portentosa mente de un perturbado es capaz de imaginar. Y al tiempo que avanzamos en la trama conoceremos no sólo la psique del asesino, sino también la de sus perseguidores.

La narración se desenvuelve amenamente en una estructura de capítulo corto y lenguaje preciso y claro (pincelado con argot de calle y el brillo de trazos de la lengua gallega culta, vehículo de las leyendas en las que el autor se inspira), dotando así de agilidad a la comprensión y retención de datos, al tiempo que permite analizar los posos de cada acción y reflexionar y trabajar sobre ellos. Incitando al lector a cuestionarse: ¿Cuál será el siguiente paso?

Y lo cierto es que, aunque intencionadamente, la sorpresa semeja estar fuera de control durante todo el texto. Y con ella, las emociones generadas en el lector, antes y después de la reflexión y análisis de los hechos que con ironía, elegancia y tacto, Rober H.L. nos presenta, dentro de los cánones más puros de la novela negra o policíaca.

El bien y el mal, eternos opuestos, no son términos absolutos. En todo lo creado cabe la duda, también en los humanos. Así como en los estamentos sociales y a todos sus niveles: Iglesia, política, justicia, familia. La corrupción parece ser inherente al poder desde tiempos ancestrales. “Todo se mueve en base a la extorsión y al dinero”.

 

A DESTACAR:

La privilegiada imaginación de que hace gala Rober H.L. cuando desarrolla, por ejemplo, la escenificación de los crímenes, la simbología aplicada o la obsesión del asesino con los números y las flores.

Su habilidad para que el nivel de expectación del lector no decaiga en ningún momento. Invitándonos a su juego y creando retos nuevos, donde el objetivo es introducirse en la mente de un loco y adelantarse a sus pasos (el tiempo es contado y escaso) antes de consumir todas las letras del libro.

“Los hechos a veces persiguen a los pensamientos”.

Un final sorpresivo y apoteósico, donde asistiremos a la celebración del triunfo del amor.

“Paola se dio cuenta de que todas las historias, empiecen como empiecen, acaban siendo una historia de amor”.

Y sin duda, el mejor colofón a cualquier impresión sacada de la lectura de El Guardián de las Flores son estas inteligentes palabras de su autor Rober H.L. Cagiao:

“Del odio al amor solo hay un paso. Una palabra. Un segundo. Un remate a puerta. Una mala decisión”.

Josefina Llorente
Últimas entradas de Josefina Llorente (ver todo)
    ¡Comparte este contenido!
    Share on Facebook
    Facebook
    Tweet about this on Twitter
    Twitter
    Pin on Pinterest
    Pinterest

    Deja un comentario

    Sugerencias