Reseña: Entre vidas

Título: Entre vidas
Autor:
Laura Tárraga
Género:
Novela fantástica
Editorial:
autopublicado

 

 

 

 

 

 

 


“Hay algo mágico en encender una cerilla”.

—No pienso salir de la casa de un hombre para meterme en otra. ¿Y mi libertad?

Manuela ha encontrado trabajo fuera del pueblo y deja la casa familiar a los diecisiete años, para escapar de la tiranía del miedo, de la ignorancia y del misérrimo futuro que la espera en la sociedad retrógrada y patriarcal a la que pertenece. Y en otro lugar y en otro tiempo, Ela, una muchacha de su misma edad, enciende la mecha de su vela. Y conforme la cera va derritiéndose, Manuela, la primera, despierta en la mente de Ela, la segunda, para contarle de propia voz y latido la historia de sus vidas, y cómo la de la una afecta irremediablemente a la de la otra. Ella son dos, y es preciosa.

Han pasado cuarenta años. Es hora de desempolvar los “objetos” del terror y su escenario. Exhibirlos “libres y ordenados” dotará del conocimiento empírico de su verdadera cualidad a nuestras conciencias.

Son los fanatismos, las patologías más difíciles de erradicar de la raza humana. Se extienden como la pólvora y dañan ambos músculos, corazón y cerebro; a veces de forma irreversible.

Dos vidas paralelas con cuarenta años de por medio, cuya narración asumida en primera persona por ambas protagonistas, va simultaneando la autora hasta confundirlas. Suspendidas en un punto de las mismas, los diecisiete a dieciocho años, con la misma cuestión inconclusa, y que en ambas vidas reclama claridad. Claridad a la que no puede llegar la una sin ayuda de la otra.

“A veces una vida no es suficiente”.

Aunque lo místico está presente en esta ficción. La idea de la reencarnación es usada como herramienta para abrir mentes. Sin embargo, ese tinte de novela fantástica en parte, es una pieza clave y brillante que ensimisma al lector gustoso del género. La comprensión es la hoz que desbroza los caminos, es un cortafuegos que preserva de la destrucción al monte.

Úrsula, la maestra es un superviviente y un eslabón, pues hay algo, que es la evidencia, a lo que uno se rendiría fácilmente. Pero la historia no se escribe siempre desde la evidencia. Por eso puede parecer confusa, e incluso manipulada. Y Ela, con la misma curiosidad con que vivió los hechos Manuela, emprende su propia lucha por descubrir la verdad. Con la comprometida vehemencia de su juventud.

En una librería, colocaría este título Entre vidas, de Laura Tárraga en las baldas de las secciones tanto de literatura política y social, como fantástica. Y lo pondría al alcance también, de los jóvenes.

Creo que la literatura juvenil está de enhorabuena. La literatura está de enhorabuena si cuenta con escritores como Laura Tárrega, que a su juventud, suma la claridad de su pensamiento, una rica imaginación y la suficiente madurez en su escritura para construir textos ricos, que contienen mensajes rotundamente claros y aleccionadores: la historia ha de conocerse para no cometer los mismos errores.

Desde la última página, culmino el ascenso a la cima de esta aventura noble y arriesgada de las letras, que emprendió antes Laura Tárraga escribiéndola, donde descubro una caja negra con un grabado que dice: El arte es libre.

 

Josefina Llorente
Últimas entradas de Josefina Llorente (ver todo)
    ¡Comparte este contenido!
    Share on Facebook
    Facebook
    Tweet about this on Twitter
    Twitter
    Pin on Pinterest
    Pinterest

    Deja un comentario

    Sugerencias