Reseña: La senda del hipopótamo

Título: La senda del hipopótamo
Autor: Félix Morales Hidalgo
Género:
Novela humorística
Editorial:
Autopublicado
Año: 2020

“Cuando miras largo tiempo a un abismo, el abismo también mira dentro de ti”. Friedrich Nietzsche

Sabes que estás ante un buen texto cuando no resulta fácil de clasificar, sobre todo a aquellos que hacen de la literatura una simple cuestión de género. Y La senda del hipopótamo es uno de esos libros interesantes en sí mismos sin necesidad de etiquetas.

El arte de hacer reír se relaciona con el fenómeno visual preferentemente. Y por ello la literatura humorística es la gran desconocida y la que mayores dificultades presenta. Con La senda del hipopótamo, Félix Morales Hidalgo, nos propone un texto de humor, y acotando más estrecho, de humor negro y sarcasmo.

Es por tanto este un texto estrambóticamente inteligente y extra en muchos otros aspectos. Extraordinariamente original e imaginativo, con un trasfondo filosófico que nos recuerda al nihilismo según lo entendió Nietzsche, como paradoja; describiendo una sociedad sin dioses, con lo que eso conlleva en cuanto a valores, cosmovisión y moralidad; y a la par, como bien apunta Félix Morales, autor de este libro, provocando decisión tras decisión la deconstrucción de toda la vida, con su transvaloración de valores consiguiente.

“Así funciona el mundo. Mientras unos buscan desaforados la explicación en la causalidad, la casualidad gobierna los caminos”.

Es La senda del hipopótamo el relato del viaje iniciático con retorno de

Godoberto Estípula, un hombre de mediana edad, que se encuentra por así decirlo en la medianía de todo sin entender muy bien de qué lado cayó, y a quien un suceso impactante, la muerte de su madre, de quien se declara totalmente dependiente, golpea sus cimientos, amenazando su estabilidad. Y que para subsistir y disculpar su peregrina realidad se inventa un dios que decida por él. Numen en quien deposita su existencia y a quien alaba con la finalidad de obtener de él ayuda para dominar a su antojo, exculpado y en beneficio propio, las cuatro instancias del ser: cuerpo, sexo, corazón y cerebro.

Imprime Félix Morales de un ritmo allegro a esta narración descolocante y desternillante. Acudiendo a la incursión cada cierto tramo, de sucesos significativos del pasado que esclarecen la escena y vertebrando así un pensamiento, que en forma de esqueleto sostiene la historia, lejos siempre de la razón, allí donde la imaginación es más poderosa.

Y es esta senda, un total despropósito, donde acontecen toda clase de oscuros disparates, fuera de la moral universal, de la razón e incluso de una práctica y subjetiva ética. Y en esa dinámica va desarrollando el autor la personalidad de su protagonista: violento, pasota, grasiento, guarro, embustero, injusto, degenerado, son algunas de sus adquiridas características. Pero no por eso, Godoberto Estípula se le hace antipático al lector, pues personajes como él posibilitan el ejercicio de una escritura de calidad, al retratar a un ser humano lejos de los arquetipos social y moralmente establecidos como suculentos.

Totalmente recomendable, es La senda del hipopótamo, la elogiable ópera prima de Felix Morales Hidalgo.

Josefina Llorente
Últimas entradas de Josefina Llorente (ver todo)
    ¡Comparte este contenido!
    Share on Facebook
    Facebook
    Tweet about this on Twitter
    Twitter
    Pin on Pinterest
    Pinterest

    Deja un comentario